•  Teléfono: +56 987754374
  • Info@evaluamos.cl

Features

Evaluación de competencias parentales

41386800 De dibujos animados feliz de la familia en contra de un hermoso paisaje Foto de archivo

La evaluación de competencias parentales para el ámbito legal, necesita de metodologías forenses. Incluye el conocimiento del evaluador en diferentes áreas de la psicología forense, por ejemplo: área emocional, apego, vinculación, protección, psicopatía, abuso sexual infantil, vulneración de derechos, violencia intrafamiliar, etc. Esta debe ser confeccionada con una finalidad valorativa sin la exclusión del diagnóstico, vinculado a hechos y ajustado a requisitos legales y actuales realizado para juristas y jueces y que interprete hechos conductuales. 

Desde una mirada forense, la evaluación de competencias parentales es una evaluación que requiere de una tarea y tiempo no menor.  Para  la entrega de un informe válido contundente es necesario que sus metodologías sean necesariamente forenses  y hecho de manera imparcial.  En este sentido las competencias del profesional deben ser éticamente competentes para el análisis y la metodología a usar, tanto en su valides como en su confiabilidad y objetividad, en un lenguaje claro y que describa la forma de apego desde el niño y la paren talidad desde sus cuidadores o figuras parentales más próximas y que tenga por objetivo la entrega de esta información para fines legales.  

Aspectos a considerar:

  • Formación del perito psicólogo
  • Instrumentos de medición
  • Imparcialidad del perito
  • Selección de información relevante (no toda información es importante)
  • Regulación ética del trabajo pericial.

La evaluación de Competencias Parentales se da en el contexto de tribunales de familia. Se debe considerar que las personas que llegan a los JF son quienes no han logrado solucionar sus problemas de otra forma. También debe considerarse que la evaluación de CP no es una evaluación clínica, lo que implica diferencias sustanciales entre la psicología forense y la psicología clínica.  El bienestar de la evaluación esta puesto en el niño o los niños involucrados. La parentalidad o marentalidad debe evaluarse de manera particular, no en grupo de niños, si no uno por uno, ya que cada uno es diferente y recibe la parentalidad de manera diferente.

Cabe mencionar que las competencias parentales, según Martin, Cabrera, León & Rodrigo (2013), señalan que:

"Aquel conjunto de capacidades que permiten a los padres y a las madres afrontar de modo flexible y adaptativo la tarea vital de ser padres, de acuerdo con las necesidades evolutivas y educativas de los hijos e hijas y con los estándares considerados como aceptables para la sociedad, y aprovechando todas las oportunidades y apoyos que les brindan los sistemas de influencia de la familia para desplegar dichas capacidades."

Según Barudi:

"Las competencias parentales se definen como el saber hacer o las capacidades prácticas que tienen las madres y los padres para cuidar, proteger y educar a sus hijos, y asegurarles un desarrollo sufrientemente sano.

Ellas forman parte de lo que hemos llamado la parentalidad social, para diferenciarla de la parentalidad biológica, es decir, de la capacidad de procrear o dar vida a una cría."

   

 

 

  • 1